AlOe vEra

También conocido como sábila, áloe de Barbados o áloe de Curazao, entre otros, es una planta suculenta de la subfamilia Asphodeloideae dentro de la familia Xanthorrhoeaceae.

Se cultiva como planta decorativa, para usos medicinales, en cosmética y como alimento en algunos países, su origen es de Arabia del Sur y África.

Existen más de 250 variedades reconocidas, de las cuales, solamente tres o cuatro tienen características curativas o medicinales significativas. El Aloearborescens es uno de los tipos de sábila más comunes, e La más potente de éstas, rica en vitaminas, minerales, aminoácidos y enzimas.

Florece al segundo año de su plantación,  La flor del aloe nace en el núcleo central de la planta, el tronco de la flor puede superar los 70 cm de altura.

La flor cumple la función de polinización, atrae insectos y pájaros pequeños por sus colores y forma llamativos (tonalidades de rojo y amarillo, tiene forma de racimo y está compuesta por pequeñas cápsulas que al abrirse se transforma en llamativas campanillas, mientras que la planta propiamente tiene muchas propiedades medicinales.

Debido a que Aloe vera procede de sitios calurosos y desérticos, su cultivo requiere temperatura que esté por encima de los 10 ℃, por debajo puede sufrir daños, ya que no es tolerante al frío; tampoco tolera excesiva humedad requiriendo climas secos. Se puede ubicar a pleno sol o en semisombra.

Renovador y estimulante celular

El aloe vera contiene vitaminas:  A, B, C y E, y minerales: calcio, magnesio, potasio, selenio, zinc y fosfato de manosa, los cuales actúan sobre el crecimiento de los tejidos, proporcionando un efecto cicatrizante, así como el fortalecimiento del sistema inmunológico, también se puede utilizar para tratar problemas de anemia, artritis, dolor de cabeza, dolor muscular, heridas, gripe, insomnio, pie de atleta, en procesos inflamatorios, estreñimiento y problemas digestivos.

La sábila proporciona múltiples beneficios para la piel y el cabello, debido a que contiene sustancias mucilaginosas y quercetina que funcionan como un emoliente y renuevan las células dañadas de la la piel, asimismo, posee polisacáridos y hormonas vegetales responsables por la estimulación e hidratación de las células.